Afrodísiacos masculinos: peligros y mitos del mercado del vigor sexual

La creciente oferta de productos que prometen mejorar la sexualidad del hombre. Además del sildenafil, cuyo consumo recreativo crece entre los jóvenes, se comercializan, sobre todo en Internet, suplementos dietarios y alimentos “naturales” que aseguran una espontánea virilidad. Mucho engaño y algunos riesgos.
Recupere la vigorosidad”, “aumente su deseo”, “solucione sus problemas sexuales, alcance el goce absoluto”, “aumente el tamaño de su pene” o “acabe con la eyaculación precoz”, promesas escritas en etiquetas de productos masculinos, principalmente cosméticos o suplementos dietarios que se autodenominan afrodisíacos, de primera necesidad para alcanzar el clímax, acompañado, siempre, por la felicidad. Pero hay un peligro, alertan los especialistas, escondido detrás de estos mensajes.
En la sobreoferta de productos vigorizantes también hay infinidad de publicidades de “afrodisíacos naturales” tales como el jengibre, la maca peruana o el ajo negro, como ingredientes de distintos suplementos dietarios que llevan la promesa de virilidad instantánea a quienes los consuman.
Huang He es otro de los productos que se comercializan en farmacias y dietéticas argentinas como vigorizante masculino, también conocido como “el Viagra chino”. Según la información del envase, los comprimidos contienen ginseng, astrágalo, esquizandra, ginkgo biloba y d-Alfa-Tocoferol (vitamina E). En 2014, un grupo de especialistas del Hospital de Clínicas y y de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA analizó este producto y descubrió que también contenía aminotadalafilo, una droga de la familia del sildenafil. “Veíamos que los pacientes que lo tomaban tenían beneficios sexuales pero también efectos negativos, como los que produce el sildenafil en pacientes cardíacos”, destaca Edgardo Becher, urólogo y titular del estudio.
A 17 años de su desembarco en la Argentina, el sildenafil, la droga muchas veces tildada como “milagrosa” a la hora de lograr erecciones duraderas, llevaba un ritmo de ventas sostenido, pero estas han disminuido de forma notable.
“El componente que descubrimos no sólo no se encuentra declarado en el envase, sino que no fue aprobado por Salud Pública. Los hombres lo toman como si fuera algo natural y no lo es: si el paciente coronario está medicado con nitratos para dolor de pecho, no puede tomar este tipo de droga, puede ser muy peligroso. Incluso la persona puede morir al producirse, por ejemplo, un pico de hipertensión sin identificarse el motivo, ya que nadie sospecha de un producto natural’”, asegura el experto. Desde la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aseguraron que a raíz de una denuncia analizaron el producto y no se encontró presencia de sildenafil, pero no está confirmado si se avanzó en la búsqueda de aminotadafilo.
A fines del año pasado, el Ministerio de Salud de la Nación advirtió sobre los peligros de productos para el desempeño sexual masculino que se publicitan de manera engañosa por Internet o telemarketing, ya que están inscriptos como cosméticos o suplementos dietarios, pero no están autorizados para promocionar propiedades o acciones terapéuticas derivadas de su uso. Según ANMAT, en todos los casos “no se mencionan el nombre comercial ni la empresa que los vende y ofrecen soluciones de rápido efecto”. Baner, YinJing, Ubomo o Aminogel Plus son algunos de los “geles vigorizantes o fórmulas bebibles” en cuestión.
El andrólogo Pablo Dédola explica que “hay pacientes que ante problemas de infertilidad recurren a alguno de los productos que, además de prometer una erección prolongada, también dicen tener algún tipo de propiedad para la fertilidad. En casi todos los casos, se compran vía web, principalmente de sitios chinos”. Soledad Ramírez, analista del programa de Monitoreo y Fiscalización de ANMAT, destaca que “se detectó un aumento en publicidades de suplementos dietarios y cosméticos para hombres que prometen efectividad, en medios gráficos y sobre todo en Internet, cada vez más exagerados y engañosos”.
Raúl Mascaró, presidente de la Confederación Farmacéutica Argentina, agrega que “si bien algunos se venden en farmacias, la gran mayoría se compra online, o bien en gimnasios o dietéticas y hasta en supermercados. La publicidad tiene que ir orientada a promocionar el producto como tal y no a incentivar su consumo”.
“Históricamente ha habido una presión social en el hombre, se ha hecho un culto de la erección. Sin embargo, poco a poco los hombres se están quitando un poco esa ‘mochila’. Comúnmente consultan si pueden consumir sildenafil, pero algunos también preguntan por otros productos como el ginseng. En la mayoría de los casos son energizantes, pero poco tienen que ver con el logro de una erección, ya que no poseen vasodilatadores. El ginkgo biloba sí los posee”, explica Andrés Flichman, psiquiatra y sexólogo. Con respecto a los tópicos locales, como geles y cremas, “lo que hacen en realidad es favorecer la masturbación, porque no existen estudios que comprueben la absorción de la piel y el consecuente efecto eréctil”.
EL DIAMANTE AZUL. A 17 años de su desembarco en la Argentina, el sildenafil, la droga muchas veces tildada como “milagrosa” a la hora de lograr erecciones duraderas, llevaba un ritmo de ventas sostenido, pero estas han disminuido de forma notable. Según los últimos datos del Observatorio de Salud,Medicamentos y Sociedad de la Confederación Farmacéutica, en 2014 se vendieron 3.674.188 productos para la disfunción eréctil, un 5% menos que el año anterior, si bien se mantuvo el acostumbrado aumento “estacional” del 15% de noviembre a diciembre del mismo año, vinculado según los especialistas a las fiesta de fin de año. Se estima, no obstante, que el mercado ilegal del sildenafil (en hoteles alojamiento, kioscos e Internet) tendría un volumen casi igual al legal.
Para Laura Raccagni, coordinadora del Observatorio, “el mercado del sildenafil se amplió y son muchos los jóvenes que lo utilizan con fines recreativos, aun sin necesitarlo. Creen que va a darles un rendimiento sexual supremo y se sienten más seguros. Recordemos que debe venderse bajo receta archivada, pero muchos venden comprimidos sin receta, y hasta se entregan a la salida de los bailes.” No hay estudios que determinen cuáles son sus efectos a largo plazo. Por lo pronto, la droga está absolutamente contraindicada en pacientes que toman óxidos nítricos, nitritos y nitratos orgánicos.
“No hay que probar cosas que no estén comprobadas ni sean de uso medicinal, y la toma debe ser por necesidad”, concluye Flichman, para quien “la sobreoferta de los vigorizantes masculinos se debe a la gran mediatización de la sexualidad”.
“Después vuelven a contarme lo bien que les fue”
Martín es dueño del local Martín Amor, ubicado en el barrio de Congreso, y asegura que los productos que más se venden son los energizantes naturales como la maca peruana y el Súper Vigorón. Hace once años que llegó desde Perú y dos que abrió su negocio de venta de víveres naturales. “Amo vender productos de mi tierra. El 90% de mis clientes son argentinos y siempre vuelven a comentarme lo bien que les va después de probarlos”, dice, y agrega: “La maca ayuda a mejorar los problemas de huesos, osteoporosis, anemia, y mejora el apetito sexual: es un vigorizante que se presenta en polvo, jarabe o cápsulas.” Más conocida como “el Viagra natural”, es una raíz de origen peruano y contiene diversos minerales: magnesio, potasio, hierro, silicio, yodo, manganeso, zinc, sodio y cobre.
Otro producto que se consigue en dietéticas es el Súper Vigorón Forte, una mezcla de huanarpo (otro árbol peruano), maca, para, clavo huasca y siete raíces. “Yo les digo a los chicos que son energizantes, pero esto no quiere decir que generen la erección”, asegura Martín.
El jengibre es otro de los productos naturales más buscados. Entre los beneficios que dicen que tiene se destaca su propiedad de antiinflamatorio natural para aliviar artrosis, reuma, etc. Además, mejoraría la circulación y posee un efecto mucolítico, por lo que favorece la expectoración, útil en resfriados y gripe. También se lo promociona como afrodisíaco, aunque los especialistas afirman que sólo se trata de un energizante natural.
En el caso del ajo negro, en las dietéticas afirman que su poder energizante dura aproximadamente 8 horas. Es famoso por su gran contenido en aminoácidos, que favorece la reparación de tejidos, los anticuerpos del sistema inmunológico y la síntesis de hormonas.
La vida “falocéntrica”
Algunos psicólogos describen al hombre como un ser “falocéntrico”: la disfunción sexual lo condiciona y trasciende al resto de sus actividades. Este punto se agrava aún más al añadir que más del 40% de los varones sexualmente activos presentará algún tipo de disfunción sexual en algún momento de su vida, de forma eventual, persistente, recurrente y/o crónica, según destaca la Sociedad Argentina de Andrología (SAA).
Parte de los problemas de disfunción sexual se debe al estilo de vida actual, ligado a situaciones adictivas. En este sentido, el estrés laboral y económico, el tabaquismo, la drogadicción, el sedentarismo y otras patologías orgánicas son condicionantes para la mayor aparición de problemas sexuales en el hombre. “La disfunción eréctil es el de mayor consulta y consiste en la dificultad para conseguir y mantener una erección con el objetivo de lograr una relación sexual satisfactoria.
Asimismo, otra disfunción sexual habitual es la eyaculación precoz, la eyaculación retrasada o la aneyaculación (ausencia de eyaculación)”, explica Ernesto Grasso, miembro de la SAA. Ante los problemas de disfunción sexual se recomienda en primer lugar concurrir a un andrólogo, sexólogo o urólogo especializado en sexología, quien indicará un tratamiento de acuerdo al diagnóstico.
Realidad y ficción
“Saber sobre sexo es una característica de la masculinidad”. No es cierto que quien más practica sea el que más sabe, ni tampoco que el deseo de aprender implique una mella en la masculinidad, sino todo lo contrario. Lo sospechoso es, justamente, esa figura del que sabe sin haber nunca aprendido.
“El tamaño importa”
Anatómicamente, las principales responsables del placer sexual femenino durante el coito son las terminales nerviosas que se ubican en la entrada de la vagina, alrededor de los primeros cuatro centímetros de su extensión, con lo cual la longitud del pene sería, en principio, irrelevante a la hora de lograrlo. El espacio de la vagina se modifica según el tamaño del pene, de modo que las superficies de ambos órganos genitales casi siempre logran un buen contacto, independientemente de la medida del pene en erección o de la vagina en reposo. El tamaño promedio del pene en erección está entre 12 y 16 centímetros; el pene de 22 centímetros o más solo es frecuente en algunas películas pornográficas.
El sueño de ser actor “XXX”
El género “triple X” puede servir para estimular la imaginación, pero la “información” que brinda sobre la vida sexual debería ser ubicada del lado de la ficción. Informarse a través de simples charlas entre amigos tiene el riesgo de reproducir información falsa. Y esto sucede mucho en el terreno de la sexualidad masculina.

Fuente: Infonews

Share this:

Comments are closed.