Avanza el virus del dengue y ya hay casos en Capital y el GBA

El virus del dengue está golpeando más temprano en la Argentina este año. En pleno enero, ya se detectaron más de 1.000 casos en 12 provincias de personas que se infectaron en el extranjero o dentro del territorio nacional. Ayer, las autoridades sanitarias informaron que hay 4 afectados en Capital Federal, que habían viajado a zonas con circulación del virus en mosquitos, y otras 2 personas que adquirieron la infección en la localidad de Quilmes sin haber estado en otras ciudades recientemente. Esto significa que el virus del dengue ya está circulando en mosquitos dentro Conurbano.

“Estamos al borde de declarar la alerta roja con respecto al dengue”, dijo a Clarín ayer la titular del Ministerio de Salud bonaerense, Zulma Ortiz. La funcionaria admite que hay riesgo de que se declare una epidemia de dengue, ya que en el territorio bonaerense se han notificado 27 casos importados de dengue la semana pasada, es decir 20 casos más que el año pasado. Ayer hubo otro caso importado en Lanús, y se sumaron 15 personas en Quilmes, de las cuales dos son los casos autóctonos.

La aparición de los autóctonos se debe a que hubo personas que viajaron a zonas muy afectadas por el dengue como Brasil y Paraguay, y allí fueron picadas por mosquitos infectados. Luego, esas personas desarrollaron la enfermedad, y aquí otros mosquitos las picaron. Esos insectos ahora también están infectados dentro del territorio nacional. De esta manera, aumentó el riesgo de epidemia de una enfermedad que es potencialmente mortal. Por ejemplo, en Misiones, ya hay 894 casos confirmados y probables de dengue, según informó el titular de salud de esa provincia a Clarín, Walter Villalba. Ayer, se produjo la muerte de una mujer misionera de 60 años en Brasil y hay sospecha de que podría haber sido por dengue.

“La situación del dengue en la región del Cono sur, especialmente en Brasil y Paraguay, es muy severa desde fines de 2015 y está lejos de estar controlada”, sostuvo el investigador en ecología del Conicet y de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Ricardo Gurtler, al ser consultado por Clarín. “La situación en esos países se combina con el aumento de las lluvias causado por el actual fenómeno de El Niño y que el mosquito Aedes aegypti que transmite el virus campea a sus anchas. Esos factores han determinado la temprana aparición de casos de dengue autóctono en el Norte argentino, más que en otros años ‘normales’, y que hayan más provincias afectadas incluso las de Buenos Aires y Córdoba”. El doctor Gurtler advirtió: “La aparición temprana de casos autóctonos es una clara señal de alerta. Si la epidemia se materializa a nivel extendido en el país dependerá de la intensidad y efectividad de las acciones de prevención que puedan implementar los ministerios de salud y municipalidades y de cierto azar”. Existe el riesgo de una epidemia como la que se sufrió en 2009, cuando se empezaron a detectar casos en Chaco y Catamarca. El dengue avanzó tanto que abarcó desde el centro al norte del país y produjo 26.923 infectados y 5 muertos.

Nunca antes la población argentina había padecido tanto al dengue, una enfermedad que se considera “reemergente” porque en 1963 se había logrado la eliminación del mosquito a través de la fumigación con el insecticida DDT y se controló la transmisión de la enfermedad. Pero el mosquito volvió a la carga en 1983 en el norte argentino y llegó a dispersarse hasta Mendoza, La Pampa y Buenos Aires. En 1997, se detectó que 20 personas habían contraído el virus del dengue al viajar a otros países. Un año después, se desarrollaron los primeros casos de dengue autóctono en Salta. Desde entonces y hasta 2008, se habían registrado 3.452 casos confirmados de dengue, de los cuales 2.943 fueron autóctonos. Hasta que en 2009 fue la epidemia.

Ahora hay temor por varios motivos. Además de la amenaza del dengue, podrían afectar también los virus de zika y chikunguña, que también son transmitidos por los mosquitos y están presentes en países limítrofes, como Bolivia, Brasil y Paraguay. El calor y las lluvias de las semanas pasadas favorecieron el aumento de las poblaciones de mosquitos. Por caso, en Córdoba se sabe que el índice de presencia del mosquito en viviendas en riesgo es de 7,3 por ciento, según un relevamiento de diciembre. Otro factor es que hay muchos argentinos que están de vacaciones en Brasil, donde hubo 863 muertes por dengue en 2015. Así, más veraneantes podrían volver con la infección, y esto sería un cóctel explosivo. “Los espacios oscuros y húmedos son preferidos por los mosquitos, como los neumáticos en desuso -resaltó la ministra Ortiz-. Cada uno debería asumir el compromiso de eliminar los posibles criaderos. Si no hay mosquito no habrá dengue, zika ni chikunguña”.

Fuente: Clarin.com

Share this:

Comments are closed.