REPELENTES

Los repelentes  son  productos que se utilizan para protegernos de las picaduras de los insectos que nos rodean. Si bien son de  venta libre,  se deben utilizar con mucha precaución, sobre todo en los niños.

En el mercado argentino existen repelentes a base de DEET (N,N-diethyl-m-toluamide), que ahuyentan a los mosquitos  pero no los matan.

También hay presentaciones de repelentes en base a aceites naturales como el de CITRONELLA o EUCALIPTUS.

El que contiene aceite de citronella puede ser utilizado en niños pequeños, por carecer de efectos adversos. El que contiene aceite de eucaliptus no debe ser utilizado en niños menores de 2 años.

En el cuadro siguiente se mencionan algunos repelentes disponibles en el mercado de nuestro país.

*Utilizar de acuerdo a las indicaciones de los envases (generalmente cada 2 horas)

Precauciones en el uso de REPELENTES

  • Aplicar repelentes sólo en la piel expuesta y/o la ropa expuesta.
  • Nunca use repelentes sobre cortes, heridas o piel irritada.
  • Cuando utilice aerosoles repelentes, no rocíe directamente en su cara, primero debe colocarlo en las manos y luego en la cara.
  • No permita que los niños pequeños manipulen los repelentes.
  • No aplique repelente en las manos de los niños (podrían llevar las manos a la boca).
  • Lave la ropa que fue rociada con el repelente antes de volver a utilizarla.
  • Lave sus manos luego de la aplicación de repelentes.
  • No hay que tomar precauciones adicionales para el uso de repelentes por mujeres embarazadas o en lactancia.
  • Si necesita  protección  solar, coloque el repelente 30 minutos más tarde que el protector solar.

Lo más adecuado es utilizar repelentes aprobados por la autoridad sanitaria, ya que los mismos fueron testeados dermatológicamente y usados adecuadamente, carecen de toxicidad y efectos adversos.

Se debe alertar a los padres que no apliquen en niños pequeños repelentes caseros que contengan alcohol pues es de muy alta absorción cutánea  y puede intoxicarlos.

Share this:

Comments are closed.