En investigación: Una nueva clase de fármacos apunta a los síntomas de la menopausia

Los antagonistas de los receptores de neuroquinina 3 (NK3) pueden representar una nueva clase de opciones de tratamiento oral no hormonal para los sofocos en la menopausia, sugieren los datos de dos ensayos en fase II.

Los hallazgos de los ensayos controlados aleatorizados de los bloqueadores de los receptores NK3 MLE4901 (Millendo Therapeutics) y fezolinetant (Ogeda) en mujeres con sofocos menopáusicos moderados a severos frecuentes fueron presentados durante una sesión de abstracts en ENDO 2017: El Congreso Anual de la Sociedad Endocrinológica. Y los datos de MLE4901 también se publicaron simultáneamente en la revista The Lancet.

“El tratamiento con el antagonista del receptor NK3 podría ser un cambio de la práctica, ya que alivia significativamente los síntomas de los sofocos sin la necesidad de exposición a los estrógenos”, dijo la Dra. Julia K Praga, del Imperial College de Londres, Reino Unido, acerca de MLE4901 en su presentación.

En el ensayo MLE4901, 37 mujeres de 40 a 62 años con amenorrea durante al menos 12 meses que experimentaron siete o más sofocos diarios fueron asignadas al azar a tomar  40 mg del fármaco por vía oral dos veces al día o placebo dos veces al día durante 4 semanas. Después de un descanso de 2 semanas, recibieron el otro tratamiento durante otras 4 semanas, y ambos grupos fueron seguidos durante otras 2 semanas después de que la intervención terminó. Veintiocho de las mujeres completaron el protocolo.

En la línea de base, las mujeres estaban experimentando cerca de 13 sofocos por período de 24 horas y 85 por semana. Durante la cuarta semana de estudio experimentaron un total de 49 sofocos con placebo en comparación con sólo 19 mientras tomaban MLE4901, una diferencia estadísticamente significativa de 45 puntos porcentuales (P <.0001).

Los resultados no difirieron si las mujeres tomaron el fármaco o el placebo primero o segundo, agregó el Dr. Praga.

Otras diferencias de puntos porcentuales significativas a favor de MLE4901 respecto al placebo fueron la severidad del sofoco (41), la preocupación por el sofoco (45) y la interferencia por sofoco (58) (todos P <.0001).

Los puntajes en las medidas evaluadas por los cuestionarios psicosociales y físicos mejoraron significativamente junto con la reducción de los síntomas vasomotores. Una razón probable para eso, dijo el Dr. Praga, se relaciona con el mejoramiento del sueño.

Las mujeres son “más capaces de concentrarse, están menos irritables, menos cansadas y menos letárgicas cuando no son despertadas por los sudores nocturnos”, dijo.

Las puntuaciones para el dominio sexual no cambiaron, pero eso no se esperaría de esta clase de drogas. Además, muchos de los participantes eran viudos o simplemente no eran sexualmente activos, lo que podría confundir los resultados, señaló.

 

La medición objetiva de la detección de sofocos a través de un monitor de conductancia de la piel generalmente coincidió con el informe subjetivo de las mujeres.

El fármaco fue generalmente bien tolerado y no hubo eventos adversos graves. Sin embargo, tres mujeres desarrollaron elevaciones  transitorias de transaminasas con bilirrubina normal después del día 28 del tratamiento con MLE4901. Las tres permanecieron asintomáticas y los niveles volvieron a la línea de base.

Mientras tanto, el fezolinetant se estudió en un ensayo multicéntrico, doble ciego, controlado con placebo de 12 semanas, en 87 mujeres menopáusicas sanas que experimentaron al menos 49 sofocos moderados a severos semanalmente, según lo especificado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. Tratar los sofocos menopáusicos. Las mujeres fueron asignadas al azar a 90 mg del fármaco dos veces al día frente a placebo.

Entre las 80 mujeres que completaron el estudio, la frecuencia de los flashes calientes se redujo significativamente en comparación con el placebo en cada semana de estudio, en un 88% vs 38% en la semana 4 (p <0,001) y en un 93% frente a un 54% en la semana 12 P <0,001). También en la semana 12, hubo 14 de 40 mujeres que informaron cero bochornos en comparación con sólo dos de 40 con placebo.

Fezolinetant

Mientras tanto, el fezolinetant se estudió en un ensayo multicéntrico, doble ciego, controlado con placebo de 12 semanas, en 87 mujeres menopáusicas sanas que experimentaron al menos 49 sofocos moderados a severos semanalmente, según lo especificado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. sobre ensayos de medicamentos para tratar los sofocos menopáusicos. Las mujeres fueron asignadas al azar a 90 mg del fármaco dos veces al día frente a placebo.

Entre las 80 mujeres que completaron el estudio, la frecuencia de los sofocos se redujo significativamente en comparación con placebo en cada semana de estudio, en un 88% vs. 38% en la semana 4 (p <0,001) y en un 93% frente a un 54% en la semana 12 P <0,001). También en la semana 12, hubo 14 de 40 mujeres que informaron cero sofocos en comparación con sólo dos de 40 con placebo.

La severidad del sofoco, el punto final co-primario, también disminuyó significativamente con el fezolinetant, en un 60% vs. 12% en la semana 4 y en un 70% frente a un 23% en la semana 12 (p <0,001).

Los puntajes en los cuestionarios también revelaron mejoras significativas con el fezolinetant en las medidas de calidad de vida, sueño y reducción de la discapacidad (todos P <0,001). Pero al igual que con MLE4901, la libido no mejoró. “Eso es de esperar, porque después de todo esto no es reemplazo de estrógeno”, señaló el Dr. Fraser.

El fármaco disminuyó los niveles de plasma de la hormona luteinizante (LH) en un 20% a las 12 horas después de la dosis y en un 50% a las 3 horas después de la dosificación (frente al 16% para el placebo) y los niveles de LH se correlacionaron con la reducción de los sofocos.

 

La aparición de Fezolinetant es más rápida que la terapia de reemplazo hormonal, y las evaluaciones farmacocinéticas / farmacodinámicas apoyan una dosis diaria, dijo.

No hubo eventos adversos graves en el grupo de los fezolinetant, y menos pacientes informaron eventos adversos de leve a moderados en comparación con placebo (29 vs. 35, respectivamente). Sin embargo, dos pacientes en el grupo fezolinetant experimentaron eventos moderados que requirieron detener el uso del fármaco: fibromialgia en un caso y vértigo en el otro (el vértigo cesó y la persona pudo completar el ensayo). El Dr. Fraser afirmó que “el perfil de seguridad es extremadamente bueno”.

Consultado sobre otros receptores NK3 en otras partes del cuerpo, el Dr. Fraser respondió que también se expresan en el tracto gastrointestinal, el útero y los ovarios, pero “no hemos visto hiperplasia endometrial o efectos GI “.

Lancet. Published online April 3, 2017. Article

ENDO 2017. April 3, 2017; Orlando, Florida. Abstract OR16-5

Fuente: Medscape

Share this:

Comments are closed.