Vacuna contra el Zika desarrollada por el ejército de EE.UU. consigue una elevada respuesta inmune

Ha demostrado que es bien tolerada y logra una fuerte respuesta inmune, en más del 90 por ciento de los participantes en un estudio en fase I cuyos resultados publica la revista ‘The Lancet’.

“Los datos son muy prometedores”, ha señalado el investigador Dan Barouch, del Beth Israel Deaconess Medical Center en Boston (Estados Unidos), uno de los centros donde se ha desarrollado el ensayo clínico.

La vacuna, denominada ZPIV, contiene partículas inactivadas del virus del Zika, lo que hace que no puedan replicarse ni causar enfermedad alguna en humanos. En cambio, sí puede ser reconocido por el sistema inmune.

En el estudio incluyeron 67 participantes adultos, de los que 55 recibieron esta vacuna experimental y los 12 restantes placebo. La vacuna se administró con un adyuvante (un compuesto que ayuda a inducir una respuesta inmune más fuerte) que contiene sales de aluminio.

Todos los participantes recibieron dos inyecciones intramusculares de la misma dosis con cuatro semanas de diferencia, y el ensayo fue doble ciego, lo que significa que ni los investigadores ni los participantes sabían quién recibió un placebo.

Los investigadores analizaron las muestras de sangre de los participantes periódicamente y detectaron anticuerpos contra el virus del Zika en más del 90 por ciento de las personas que recibieron la vacuna experimental, dentro de las cuatro semanas posteriores a la última dosis.

La vacuna fue desarrollada por investigadores del Ejército pero en julio de 2016 concedieron a la farmacéutica Sanofi una licencia exclusiva para completar los ensayos clínicos y llevar el producto al mercado.

La decisión propició diversas críticas en el ámbito político y en agosto la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado, el brazo de desarrollo del Departamento de Salud y Servicios Humanos, recaudó fondos para el desarrollo clínico de la vacuna ZPIV.

Un posicionamiento que, junto con la dificultad para organizar ensayos clínicos en humanos durante los últimos días de la epidemia del Zika, llevó a Sanofi a abandonar el desarrollo de la vacuna dado que conlleva un “esfuerzo de alto riesgo”, según apuntó Ashleigh Koss, portavoz de la compañía.

“Se necesita urgentemente una vacuna para ayudar a prevenir la infección por Zika”, ha destacado el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, en sus siglas en inglés, Anthony Fauci, que celebra estos resultados iniciales.

Fuente: El Economista – España

Share this:

Comments are closed.