La vitamina D y el Omega-3 no reducen el riesgo de enfermedad cardiovascular ni de cáncer

En la Reunión Anual de la Asociación Americana del Corazón (AHA, en sus siglas en inglés), en Chicago, se ha presentado el estudio Vital, que ha analizado en una misma muestra, pero que se publica en sendos estudios en The New England Journal of Medicine, el efecto de los suplementos de vitamina D y de omega-3 en la prevención de cáncer y de enfermedad cardiovascular.

El estudio Vital, de tipo aleatorio controlado con placebo y con diseño factorial 2×2, contó con la participación de 25.871 personas, de las que el 51 por ciento eran mujeres -mayores de 55 años- y el resto, hombres -mayores de 50 años-; 5.106 participantes eran de raza negra.

Los participantes recibieron una dosis diaria de 2.000 IU de vitamina D (colecalciferol) y/o 1 gramo diario de omega-3 frente a placebo. En ambos trabajos el objetivo primario era el cáncer invasivo y los episodios cardiovasculares mayores.

Efecto de la vitamina D en cáncer y enfermedad cardiovascular
El ensayo de prevención primaria con vitamina D concluye que la suplementación no se asocia con una incidencia significativamente menor de cáncer invasivo o episodios cardiovasculares (IAM, ictus y muerte por causas cardiovasculares) en comparación con placebo. Además, tampoco se redujo la incidencia de mortalidad total por cáncer o en tumores de mama, próstata o colorrectal.

Esta cohorte ha comenzado ya un seguimiento postintervención de dos años para registrar los efectos de latencia y elevar el poder estadístico y de los objetivos.

Efecto del omega-3 en cáncer y enfermedad cardiovascular
En el grupo de omega-3, que tuvo también un seguimiento de 5,3 años, las conclusiones apuntan a que tampoco se observó una reducción significativa en la incidencia de los eventos cardiovasculares o de cáncer frente a placebo.

No obstante, el análisis de las patologías cardiovasculares incluidas en el primer objetivo sugiere que el riesgo de infarto era menor en el grupo de omega-3 frente a placebo y que no existían diferencias significativas en la incidencia de mortalidad por causas cardiovasculares o ictus.

Los análisis exploratorios que excluyeron los primeros dos años de seguimiento sugieren una incidencia mayor no significativa en cáncer del grupo de omega-3 pero no una mayor incidencia de la mortalidad por cáncer.

Fuente: Diario Médico

Share this:

Comments are closed.