La Agrupación Farmacéutica Europea publicó el documento Farmacia 2030: una visión para la farmacia comunitaria en Europa

El informe  ‘Farmacia 2030: una visión para la farmacia comunitaria en Europa’ plantea 10 recomendaciones clave. Una de ellas es que la farmacia comunitaria aumente la oferta de servicios al paciente de cara a mejorar los resultados en los tratamientos y minimizar los riesgos de pérdida de adherencia.

En este sentido, Michał Byliniak, presidente de la PGEU, sostiene: “Este año la PGEU celebra su 60 aniversario. Es hora de dar a conocer la vital contribución de la profesión farmacéutica a la salud de la población durante décadas y mirar hacia el futuro cómo podemos aumentar esta contribución y ayudar a fortalecer los sistemas de salud de Europa”.

Así, Bylinak se refiere a retos como la sostenibilidad financiera, la escasez de profesionales de la salud y el aumento de las enfermedades crónicas.

Decálogo de recomendaciones:

  • Maximizar los beneficios de la intervención del farmacéutico con los pacientes y los sistemas de salud mediante la promoción de servicios farmacéuticos para mejorar los resultados de los tratamientos y la adherencia y minimizar riesgos.
  • Involucrar a los farmacéuticos comunitarios en modelos de atención colaborativos.
  • Facilitar el acceso del farmacéutico comunitario a toda información de salud del paciente que sea relevante, así como a la lista de medicamentos que esté tomando.
  • Consultar al farmacéutico en la integración de nuevas soluciones digitales en atención a la salud.
  • Permitir al farmacéutico que que ayude en el progreso de la digitalización del sistema de salud como una fuente fiable de información.
  • Apoyar a los farmacéuticos en la integración farmacogenómica, validación de reglas clínicas e información real en su práctica diaria para mejorar la seguridad del paciente.
  • Apoyar al farmacéutico comunitario en ofrecer screenings de salud, control de medicamentos, promoción de la salud y educación para contrarrestar las enfermedades crónicas.
  • Establecer marcos regulatorios para maximizar el valor de una red de farmacias comunitarias más accesible para su comunidad.
  • Asegurarse que las farmacias comunitarias pueden proporcionar al paciente una amplia variedad de medicamentos, así como todos los consejos que el paciente necesite.
  •  Asegurar que la remuneración del farmacéutico comunitario refleja realmente su contribución a mejorar la atención farmacéutica, reduciendo la carga de los servicios de salud y apoyando la sostenibilidad de los sistemas de salud.

Fuente: Correo Farmacéutico – España

Share this:

Comments are closed.