Un hongo podría imitar los efectos de los opioides con menos efectos secundarios

El hongo ‘Penicillium sp’ que fue descubierto de un estuario en el Valle Huon de Tasmania, podría ser una alternativa a los opioides para el alivio del dolor, según publica la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)’.

Un equipo internacional, dirigido por la Universidad de Sydney y Queensland, desarrolló un nuevo tipo de opioide pero con menos efectos secundarios y presentó una solicitud de patente en Australia.

 El autor principal del estudio, el profesor Macdonald Christie, farmacólogo de la Facultad de Medicina y Salud de la Universidad de Sydney destaca que “la estructura que encontramos no se había visto antes”. A partir del hongo, los investigadores descubrieron tres versiones de tetrapéptidos, una cadena de cuatro aminoácidos (los ‘bloques de construcción’ moleculares de la vida) unidos por enlaces peptídicos. Pero fue su curiosa estructura molecular lo que llamó la atención de los investigadores.
En algunas moléculas, la orientación geométrica se conoce como quiralidad o ‘mano’. Así, las moléculas pueden ser ‘zurdas’ o ‘diestras’, imágenes especulares entre sí, pero la forma en que están orientadas hace una gran diferencia. En la naturaleza, casi todos los aminoácidos tienen forma ‘zurda’.
Hay excepciones en la naturaleza, con moléculas torcidas en la orientación de la ‘mano derecha’, pero esto es extremadamente raro en los mamíferos. Los que se encontraron en el hongo se retorcieron de esta manera inusual.La muestra que impulsó la investigación se tomó del estuario de Tasmania como parte de un programa en el que participa el profesor Rob Capon, químico de productos naturales del Instituto de Biociencia Molecular de la UQ.El profesor Capon había formado parte de un programa que analizaba la suciedad y el lodo en busca de microbios con actividad biológica, y hace 16 años encontró la molécula del hongo ‘penicillium’ aislada del lodo junto a una rampa para barcos. Bajo el microscopio, se parecía a las moléculas de nuestro cuerpo que interactúan con el receptor de opioides. 

Fuente: Europa Press

Share this:

Comments are closed.