Alerta epidemiológica por cigarrillo electrónico tras el primer caso de lesión pulmonar en Argentina

El primer caso reportado en el país de una lesión pulmonar asociada al uso de cigarrillo electrónico en un hombre de 30 años generó que las autoridades sanitarias emitieran un alerta epidemiológico.

“Ante la aparición del primer caso de lesión pulmonar asociada al uso de cigarrillo electrónico en el país, y el brote en investigación en Estados Unidos, la Secretaría de Gobierno de Salud insta a los equipos de salud a implementar la vigilancia epidemiológica”, señaló el parte oficial.

En la comunicación se instó a los equipos de salud a “realizar educación sanitaria a la comunidad acerca de los riesgos de consumir cigarrillos electrónicos y asesorar sobre los métodos aprobados y efectivos para dejar de fumar”.

El alerta lo activó un paciente de 30 años que “comenzó con síntomas un mes previo a la fecha de consulta en el servicio de salud, con diagnóstico de proteinosis alveolar, requiriendo internación en terapia intensiva y asistencia respiratoria mecánica”, detalló el informe de Salud.

La proteinosis alveolar del pulmón es un trastorno poco frecuente en el que un líquido rico en proteínas y grasas llena los sacos de aire de los pulmones (alvéolos), según se explica en el Manual MSD, una publicación de referencia médica mundial.

El hombre “fue dado de alta con oxígeno suplementario y control ambulatorio. Como antecedente epidemiológico refirió haber consumido más de 20 cigarrillos diarios durante 15 años. Había dejado de consumirlos y estaba utilizando cigarrillo electrónico al menos 90 días antes de presentarse en la consulta”, explicó la Secretaría de Salud.

En mayo de 2011, la Agencia Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) prohibió la importación, distribución, comercialización y publicidad o cualquier modalidad de promoción del cigarrillo electrónico en todo el territorio nacional.

La decisión fue ratificada en 2016 en virtud de que “las pruebas existentes son insuficientes para afirmar que estos dispositivos ayudan a dejar de fumar. Además se ha establecido que sus efectos adversos a corto plazo son frecuentes y moderados, pero pueden llegar a ser graves por intoxicación aguda y por daño potencialmente severo a causa de la explosión de la batería”. Por otra parte, “el color atractivo y sabor de los líquidos del cartucho son una nueva fuente de intoxicación inadvertida en niños que toman contacto con ellos”.

En Estados Unidos, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) informaron esta semana sobre la presencia de un brote de “lesión pulmonar asociada al uso de cigarrillo electrónico” (Evali, por sus siglas en inglés).

En ese país se registraron 1.888 casos de enfermedades pulmonares asociadas al uso de cigarrillos electrónicos. La edad promedio de presentación fue de 24 años y del total de casos registrados hubo 34 muertes. De los casos confirmados, el 79% fueron menores de 35 años y el 40% de los pacientes pertenecen al grupo etario de 18 a 24 años. Del total de pacientes, 867 informaron el antecedente de utilizar cigarrillos electrónicos o productos relacionados tres meses previos al inicio de los síntomas.

Además, el 84% reportó uso de tetrahidrocannabinol (THC) en el dispositivo y el 30% informó el uso dual (cigarrillo electrónico y convencional). El 94% de las personas enfermas requirió internación y el 32% asistencia ventilatoria.

“Aún se encuentra en curso la investigación epidemiológica para identificar la causa o las causas exactas de este brote”, señalaron las autoridades de CDC.

INFORMACIÓN PARA LA POBLACIÓN

Los cigarrillos electrónicos emiten AEROSOL y NO vapor de agua.

Los cigarrillos electrónicos NO son inofensivos.

El aerosol contiene numerosas sustancias tóxicas y cancerígenas, además de nicotina que mantiene la adicción. Aún cuando el tanque está rotulado como libre de nicotina, puede contenerla. Los cigarrillos electrónicos no son seguros ni para fumadores ni para no fumadores. Los no fumadores que empiezan a usar cigarrillos electrónicos corren el riesgo de desarrollar adicción a la nicotina y empezar a fumar cigarrillos convencionales. No son seguros para jóvenes, adultos jóvenes, mujeres embarazadas o adultos que actualmente no usan productos de tabaco.

Se desaconseja el uso de cigarrillo electrónico, tanto en espacios abiertos como cerrados, ya que la evidencia científica muestra que liberan sustancias tóxicas al medio ambiente y afectan a otras personas. Los cigarrillos electrónicos pueden dañar la salud de quienes lo usan:

● El aerosol contiene nicotina, compuestos orgánicos volátiles, partículas ultrafinas, sustancias químicas que causan cáncer, metales pesados (níquel, estaño, plomo) y saborizantes como diacetilo, que causa enfermedad pulmonar grave. Ningún saborizante ha sido avalado para ser inhalado.

● La nicotina es poderosamente adictiva, tóxica para los fetos en desarrollo y puede afectar el desarrollo cerebral entre los 20 y 25 años.

● Las baterías defectuosas pueden producir incendios y explosiones.

● La ingesta de los líquidos es tóxica, lo que representa un riesgo en niños que tienen acceso a los tanques.

● Se han producido gran cantidad de casos de enfermedad pulmonar grave por el uso del cigarrillo electrónico que puede ser mortal, y no se ha identificado aún cuál es la causa. Los cigarrillos electrónicos se promocionan por redes sociales apuntando a niños, niñas y adolescentes. Se venden tanques que contienen numerosos sabores; la mayoría atractivos para los niños. No hay datos científicos conclusivos de que sirvan para dejar de fumar. Quienes los usan con ese fin en la mayoría de los casos terminan dependiendo de los cigarrillos electrónicos y mantienen el consumo de nicotina, o usando ambas formas (cigarrillos convencionales y electrónicos). En la actualidad, existen tratamientos efectivos para dejar de fumar con fármacos que han sido evaluados y aprobados por la ANMAT.

Se puede obtener asesoramiento integral al respecto a través del 0800-999-3040 del Programa Nacional de Control del Tabaco del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación

Debido a que aún no se conocen los compuestos o ingredientes específicos que causan las lesiones pulmonares relacionadas con el uso de cigarrillos electrónicos, la mejor manera de preservar a la población sobre las consecuencias de su uso es que se cumpla la recomendación de no utilizar ningún tipo de cigarrillos electrónicos, en particular los que contengan THC o cualquier otro cannabinoide.

Share this:

Comments are closed.