Proponen una primera guía basada en evidencias para la prevención de la enfermedad de Alzheimer

Una gran revisión sistemática y un metanálisis revelan 10 factores de riesgo clave para la enfermedad de Alzheimer (EA). Los hallazgos han llevado a la publicación de lo que, según los investigadores, es la primera vía basada en evidencia para la prevención de la enfermedad.

El documento de orientación incluye 21 recomendaciones basadas en gran parte en 10 factores de riesgo de EA con evidencia de clase 1, nivel A. Estos factores de riesgo incluyen, entre otros, niveles bajos de actividad cognitiva, índice de masa corporal (IMC) alto en la vejez, depresión, diabetes e hipertensión arterial.

“Se propone la primera guía basada en la evidencia, que ofrece a los médicos y a las partes interesadas una guía actual para la prevención de la enfermedad de Alzheimer”, dice el autor principal, Jin-Tai Yu, MD, PhD, profesor de neurología de la Universidad de Fudan, Shanghai, China.

“Casi dos tercios de estas sugerencias se enfocan en los factores de riesgo vascular y el estilo de vida, fortaleciendo la importancia de mantener una buena condición vascular y mantener un estilo de vida saludable para prevenir la enfermedad de Alzheimer”, agrega Yu.

El estudio se publicó en la edición online del 20 de julio de la revista Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry.

 

Hallazgos inconsistentes

Investigaciones recientes han demostrado una clara disminución en la prevalencia e incidencia de la demencia, mejoras que parecen estar vinculadas a inversiones anteriores a nivel de población, como una mejor educación pública y una mejor salud vascular. Esta tendencia positiva, escriben los investigadores, subraya aún más la necesidad de la prevención primaria.

Aunque los esfuerzos mundiales para actualizar y mejorar la evidencia con respecto a la prevención de la EA se han acelerado en los últimos años, la investigación se ha caracterizado por conclusiones inconsistentes y diseños de estudio variables, señalan los investigadores. Además, la gran cantidad de criterios de valoración heterogéneos del estudio dificulta la interpretación de la evidencia.

“Cada vez más pruebas han demostrado que la enfermedad de Alzheimer, al igual que otras enfermedades crónicas comunes, podría prevenirse como resultado del aumento de los niveles de educación y un mejor control de los factores de riesgo modificables relativos”, dice Yu.

 

Sin embargo, hasta la fecha, no ha habido una guía basada en evidencia para prevenir la enfermedad, señala.

Para el estudio, el equipo internacional de investigadores consolidó la evidencia existente de estudios prospectivos observacionales y ensayos controlados aleatorios para formular niveles de evidencia y clases de sugerencias clínicas para la prevención de la EA.

Los investigadores buscaron en las bases de datos PubMed, EMBASE y CENTRAL desde el inicio hasta marzo de 2019 en busca de estudios prospectivos observacionales relevantes y ensayos controlados aleatorios.

Se extrajeron estimaciones de riesgo ajustadas multivariable para cada estudio. Este proceso incluyó tres pasos independientes: extracción de datos por tres pares de investigadores experimentados, revisión de datos independiente por 10 investigadores y consenso / arbitraje para abordar las discrepancias.

La calidad de los estudios elegibles se evaluó mediante una herramienta de riesgo de sesgo. Los niveles de evidencia se resumieron para representar su calidad como nivel A, nivel B o nivel C. La clase de recomendación se categorizó como clase I (recomendación fuerte), clase II (recomendación débil) o clase III (no recomendada) .

La búsqueda inicial encontró 33.145 registros de estudios prospectivos observacionales y 11.531 de ensayos controlados aleatorios. Una vez aplicados los criterios de exclusión, se incluyeron en el análisis final 243 estudios prospectivos observacionales y 153 ensayos controlados aleatorios completados. De estos, los investigadores incluyeron 104 factores de riesgo modificables y 11 intervenciones en los metanálisis.

Los resultados arrojaron 21 sugerencias basadas en la evidencia para la prevención primaria de la EA. Estos factores de riesgo tenían diferentes niveles de evidencia, con 11 en el nivel A y 10 en el nivel B. También habían tenido diferentes niveles de fuerza de sugestión, con 19 en la clase I y dos en la clase III.

Los 19 factores con evidencia de clase I incluyeron 10 factores con evidencia de nivel A:

  • Actividad cognitiva
  • Hiperhomocisteinemia
  • Aumento del IMC en la vejez
  • Depresión
  • Estrés
  • Diabetes
  • rauma de la cabeza
  • Hipertensión en la mediana edad
  • Hipotensión ortostática
  • Educación

 

Nueve factores de clase I demostraron evidencia de nivel B. Estos incluyeron obesidad en la mediana edad, pérdida de peso en la vejez, ejercicio físico, tabaquismo, sueño, enfermedades cardiovasculares, fragilidad, fibrilación auricular y vitamina C.

Los dos factores que eran de clase III, y por lo tanto no se recomendaron, fueron la terapia de reemplazo de estrógenos (nivel A) y los inhibidores de la acetilcolinesterasa (nivel B).

Se consideró que seis factores tenían evidencia de baja fuerza (clase C). Estos incluyeron el control de la presión arterial diastólica, el uso de AINE, la actividad social, la osteoporosis, la exposición a pesticidas y el silicio del agua potable. Estos factores, señalan los investigadores, necesitan más estudios.

 

Desafío al conocimiento convencional

Algunos de los hallazgos del metanálisis desafían el conocimiento convencional sobre la etiología de la EA, señala Yu.

Aunque comúnmente se ha creído que la mayor incidencia de EA en las mujeres está asociada con la menopausia, “nuestro estudio encuentra que la terapia de reemplazo de estrógenos no reduce el riesgo de enfermedad de Alzheimer”, dice Yu.

Más bien, un ciclo prolongado de tratamiento, especialmente los ciclos que duran más de 10 años, pueden exacerbar la progresión de la EA, agrega.

Se ha propuesto que los inhibidores de la acetilcolinesterasa (ACI) pueden ayudar a prevenir la EA. Aunque estos agentes pueden ser efectivos para tratar los síntomas de la EA, el nuevo metanálisis muestra que no reducen el riesgo de EA, señala Yu.

“Por lo tanto, no se sugiere ni la terapia de reemplazo de estrógenos ni los ACI para la prevención de la enfermedad de Alzheimer”.

La educación, el ejercicio físico regular, mantener un IMC saludable, consumir suficiente vitamina C, no fumar y tener un sueño de alta calidad en los primeros años de vida ayudarán a evitar muchos de los factores de riesgo clave de la EA. Mantener un estilo de vida saludable en la vejez es igualmente importante.

A pesar de la solidez de los hallazgos, Yu señala que el análisis tiene limitaciones, incluida la falta de causalidad que es inherente a todos los estudios observacionales.

Además, los investigadores señalan que las conclusiones de los ensayos controlados aleatorios no se pueden generalizar más allá de la población de pacientes, las intervenciones, los niveles de dosificación y la duración del estudio específicos. Otras limitaciones potenciales incluyen la variabilidad geográfica, la definición de exposición y la prevalencia de factores de riesgo individuales a nivel de población.

El estudio fue financiado por subvenciones del Programa Nacional de Investigación y Desarrollo Clave de China, el Proyecto Principal de Ciencia y Tecnología Municipal de Shanghai y el Laboratorio de Zhangjiang. Yu es editor adjunto en jefe de Annals of Translational Medicine y editor senior de Journal of Alzheimer’s Disease. Tang y Craft han informado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

 

Psiquiatría J Neurol Neurosurg. Publicado en línea el 20 de julio de 2020. Artículo completo: https://jnnp.bmj.com/content/early/2020/06/01/jnnp-2019-321913

Fuente: Medscape (inglés): https://www.medscape.com/viewarticle/936423?src=soc_fb_200828_mscpedt_news_mdscp_alzheimers&faf=1#vp_1

Share this:

Comments are closed.