Cómo evitar que se liberen millones de partículas de microplásticos en las mamaderas

Los biberones de plástico liberan un promedio de 4 millones de partículas microplásticas por litro en la fórmula para bebés durante la preparación, según un estudio publicado en Nature Foods. Aún no está claro si la ingestión de microplásticos es perjudicial para la salud infantil.

John Boland, del Trinity College de Dublín en Irlanda, y sus colegas midieron los microplásticos liberados durante el proceso de preparación de la fórmula para bebés en biberones hechos de plástico de polipropileno, que estiman que representan casi el 69 por ciento de estos biberones disponibles en el mercado.

Los investigadores limpiaron y esterilizaron biberones de polipropileno nuevos, los dejaron secar y luego los vertieron en agua purificada, que había sido calentada a 70 ° C, la temperatura recomendada por la Organización Mundial de la Salud para la preparación de fórmulas infantiles.

Después de colocar las botellas en un agitador mecánico durante un minuto para imitar el proceso de mezcla de la fórmula, Boland y su equipo filtraron el agua y la analizaron bajo un microscopio. Descubrieron que las botellas estaban filtrando un promedio de 4 millones de partículas microplásticas por litro en el agua del interior, con un rango de entre 1 y 16 millones de partículas por litro. Los investigadores encontraron resultados similares cuando utilizaron agua que contenía fórmula para bebés.

“Nos sorprendió la cantidad”, dice Boland. “Basándonos en una investigación que se había realizado anteriormente para analizar la degradación de los plásticos en el medio ambiente, teníamos la sospecha de que las cantidades serían sustanciales, pero no creo que nadie esperara los niveles tan altos que encontramos”.

Boland dice que su equipo también se sorprendió al descubrir que el desprendimiento de microplásticos por las botellas dependía de la temperatura. Cuando los investigadores repitieron sus experimentos usando agua en un rango de temperaturas, encontraron que el desprendimiento de partículas se aceleraba a medida que aumentaba la temperatura. Agitar las botellas también aumentó la liberación de microplásticos.

Los resultados están en línea con investigaciones anteriores, incluido un estudio que revela que las bolsas de té de plástico arrojan miles de millones de partículas microplásticas en cada taza. Pero todavía no está claro si la ingestión de microplásticos tiene algún impacto en la salud humana. “Aún no sabemos si hay efectos adversos para la salud por la exposición a los microplásticos”, dice Boland.

“Es importante identificar las fuentes de partículas de plástico involucradas en la exposición humana”, dice Heather Leslie de VU Amsterdam en los Países Bajos. “Actualmente no existe una norma para la ingesta diaria máxima tolerable de partículas de plástico”.

Se recomienda esterilizar los biberones y calentar la fórmula para bebés para destruir las bacterias potencialmente dañinas. Por lo tanto, cualquier riesgo potencial que puedan representar los microplásticos para los bebés debe sopesarse con los riesgos de exposición a bacterias dañinas, dice Ingeborg Kooter de la Organización Holandesa para la Investigación Científica Aplicada (TNO). “¿Cómo se compara este riesgo con el riesgo de infección por salmonela?”

Si las personas están preocupadas, pueden reducir el nivel de microplásticos generados durante la preparación de la fórmula minimizando la exposición de la botella de plástico al calor y la agitación, dice Boland. Por ejemplo, la fórmula podría prepararse en un recipiente no plástico separado y solo transferirse a un biberón de plástico esterilizado una vez que la fórmula se haya enfriado, sugiere.

 

Referencia: Nature Food, https://www.nature.com/articles/s43016-020-00171-y  DOI: 10.1038 / s43016-020-00171-y /New Scientist

Share this:

Comments are closed.