La variante británica del COVID sobrevive 5 días más que el resto de las cepas

Un nuevo estudio sobre la cepa británica del Covid-19, la conocida científicamente como variante B.1.1.7, ha demostrado que la mayor transmisibilidad de esta puede deberse a que la infección que causa es más duradera en el tiempo que en comparación con el SARS-CoV-2 no B.1.1.7.

Esta investigación se ha llevado a cabo en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, y ha sido publicada en un artículo académico como preimpresión. Para llevar a cabo este estudio tomaron una cohorte de 65 personas infectadas por el Covid-19, de las cuales siete habían dado positivo en la cepa británica.

Los resultados obtenidos demostraron que los pacientes con B.1.1.7 habían tenido una duración media de la enfermedad de 13,3 días. De estos, 5,3 días duró la fase de proliferación y 8 la fase de eliminación. En cambio, en los casos diagnosticados de Covid-19 sin variante británica, la duración de la infección fue de una media de 8,2 días contando con 2 días de fase de proliferación y 6,2 días de fase de eliminación del virus.

Infecciones más prolongadas por la cepa británica

Además, los científicos han detallado en este estudio que la concentración viral máxima para los pacientes con B.1.1.7 fue de 19 Ct( cycle threshold value o valor del umbral del ciclo que indica la cantidad de virus que alberga una persona infectada). En cambio en Covid-19 sin la variante fue de 20,2 Ct.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que estos datos obtenidos “ofrecen evidencia de que la variante B.1.1.7 del SARS-CoV-2 puede causar infecciones más prolongadas con una concentración viral máxima en comparación con el SARS-CoV-2 no B.1.1.7”.

Esta mayor duración de la infección se traduce en un aumento de la capacidad de transmisión como mantienen en su estudio: ”Esta duración prolongada puede contribuir al aumento de la transmisibilidad del SARS CoV-2”.

Fuente: Redacción Médica

Share this:

Comments are closed.