Soy Farmacéutico: experto en medicamentos y técnicas de supervivencia

Hay cosas que en la facultad no nos avisaron. Muchas. Por ejemplo, que en donde nos toque trabajar: Hospital, industria, distribución y en la farmacia comunitaria, tendremos que desplegar habilidades que desconocíamos tener. Ser un poco abogados, contadores, economistas, empleados administrativos, adivinos y hasta plomeros y electricistas.

 Ni hablar de nuestra habilidad de decodificación de jeroglíficos médicos –y los hospitalarios, que podrían asumir perfectamente una embajada en Medio Oriente luego de negociar con los doctores en los equipos multidisciplinarios.

En la industria, que somos también Public Relations (RRPP) y expertos en Marketing.

Algunos de nosotros, para despejarnos un poco hasta somos deportistas con medalla y todo en los Juegos Deportivos y muchos también dejamos por varias horas la farmacia para “remar en dulce de leche” en el Ministerio de Trabajo o ante las autoridades sanitarias o los financiadores peleando por nuestros honorarios o nuestro margen, entre otras tantas funciones dirigenciales que demandan los Colegios.

En fin, día a día tenemos que lidiar con las injustas bonificaciones, las corridas para pagar las droguerías, ejercitar la paciencia china de esperar las notas de crédito y el autocontrol para tragar los insultos que se nos agolpan en la garganta cuando se nos junta gente en el local y estamos atrapados en una red de formularios interminables, troqueles, recetas, papeles y papelitos que poco se parecen a los que realmente valen para pagar nuestras obligaciones -los que tienen la cara de Roca o la de Evita-. Entre otras funciones, tenemos que adivinar qué medicamentos vamos a vender para estoquearnos y muchos, para equilibrar las cuentas, también nos volvimos expertos en moda y accesorios.  Además, somos contorsionistas y un poco fakires para dormir en la camilla cuando nos toca cumplir el turno.

Pero también tenemos nuestras alegrías! Ver que nuestros pacientes valoran nuestro consejo y confían en nosotros, que nos piden “amorprazol” o un TEG de embarazo, que nos cuentan que tienen “ortícolis” o que les duele el nervio “asiático”… Otros nos tienen confianza pero no tanto, como para comprar “ayudín” pero igualmente tocar la imagen de la virgencita que está afuera (un refuerzo de la fe que nos tienen).

En este día especial, celebremos que los farmacéuticos somos multifacéticos por definición y también gracias a las circunstancias.

¡¡¡Feliz Día del Farmacéutico Argentino!!!

(Serán bienvenidos los aportes de todas las funciones que quedaron fuera de esta breve descripción en prensa@cofa.org.ar, facebook y twitter).

Si querés unirte a la campaña y no sabés cambiar tu portada de facebook hacé click AQUÍ, sino ingresá a www.facebook.com/cofaorgar y descargá la foto de la campaña.

Share this:

Comments are closed.