Polémica en Brasil por mosquitos transgénicos

El Gobierno brasileño aprobó la liberación comercial de mosquitos transgénicos contra el dengue, una enfermedad tropical transmitida por la picadura de la especie Aedes Aegypti.

Según informó el sitio ABC.es, es la primera vez en el mundo que se avala un producto como este para ser vendido en el mercado y no faltan organizaciones que alertan sobre los riesgos biológicos de esta experiencia y la necesidad de más estudios. Entre ellas está la ONG internacional Gene Watch, con sede en Londres, que acusa a Oxitech, fabricante de este insecto, de usar a Brasil como “cobayo del mundo” además de aprovecharse de la situación del país sudamericano para pagar a sus acreedores.

Brasil atraviesa brotes en distintos estados y el año pasado 1,5 millones de personas contrajeron la enfermedad transmitida por el mosquito Aedes Aegypti, de las cuales 545 murieron. A su vez, según se informó desde el Instituto Nacional de Pesquisas de la Amazonia, los mosquitos son cada vez más resistentes a los insecticidas desarrollados para combatirlos.

Los insectos modificados, ahora liberados por la Comisión Técnica de Bioseguridad del Ministerio de Ciencia de Brasil, tienen dos genes especiales que los volverían estériles, y a la vez podrían interrumpir la reproducción de la especie en contacto con las hembras, que son las que transmiten la enfermedad. Por otra parte, los descendientes de estos mosquitos transgénicos no llegarían a la fase adulta y morirían aún larvas.

De acuerdo con estudios de la Universidad de San Pablo, la liberación una gran cantidad de esos mosquitos en áreas urbanas, en mayor número que los machos salvajes, controlará su reproducción. Esta afirmación se basa en estudios anteriores, en donde se liberaron estos insectos modificados, que concluyeron que se podía se podía reducir en casi un 90% el número de insectos transmisores.

En nuestro país, fuentes del Ministerio de Salud de la Nación opinaron que “es una tecnología que está ensayándose en algunos puntos de nuestro continente pero que aún no tienen resultados concluyentes sobre su impacto”, al ser consultadas por DocSalud.com sobre este nuevo desarrollo.

Algunos investigadores internacionales, por su parte, están preocupados sobre las consecuencias que podría tener la picadura de estos insectos modificados en los humanos.

De acuerdo con GeneWatch, estudios similares en las Islas Caimán, con el mismo mosquito, mostraron que la técnica no funciona y es necesario liberar más de 7 millones de mosquitos para suprimir 20.000 mosquitos nativos.

Por último, desde la Universidad de San Pablo tampoco se da una tranquilidad certera. Margaret Capurro, una de sus investigadoras, opinó que como científica, no puede “asegurar que el riesgo sea cero”, por lo que recomendó que se realizaran todos los controles de producción.

Fuente: Ambito Financiero – Sup. Doc Salud

Share this:

Comments are closed.