Entre el diálogo y la acción

Luego de una etapa de acción directa dispuesta por la Confederación Farmacéutica Argentina y sus colegios en todo el país con el propósito de reclamar el pago de una creciente deuda por prestaciones farmacéuticas y la negativa de los responsables de escuchar la voz de las farmacias en el convenio, se han abierto nuevos canales de diálogo con la Industria Farmacéutica por lo cual el Consejo Directivo de COFA resolvió encarar una renovada etapa de negociación sin por ello resignar la visibilización social de nuestra problemática, alcanzada  como consecuencia de la acción.

El convenio PAMI  ha venido sufriendo un marcado deterioro en su régimen de pagos desde el último año y medio, situación que sumada a un contexto general claramente adverso para la economía de la farmacia, ha ido convirtiendo a la prestación a los afiliados del Instituto en una problemática que comenzó a comprometer la propia sustentabilidad financiera de las farmacias.

Frente a esta  situación la COFA inició a comienzos de año gestiones con vistas a solucionar una parte este tema alcanzando en el mes de marzo acuerdos con la Industria Farmacéutica que permitieron darle un alivio financiero a más del 85% de las farmacias del país al cobrar el costo del medicamento antes del vencimiento de sus compromisos con la droguería, el llamado Acuerdo de Calce Financiero.

Este acuerdo de calce financiero, gestionado por la COFA ante la Industria, sigue cumpliéndose de manera precisa tal lo acordado tanto en fecha como en porcentual, representando solo una parte de la solución para las farmacias involucradas, ya que el convenio PAMI en las actuales condiciones requiere una revisión de mayor profundidad.

Con ese objetivo la Confederación comenzó a focalizar el reclamo ante la Industria en la necesidad de lograr una reducción del nivel general del aporte de las farmacias al convenio al mismo tiempo de restablecer el cumplimiento estricto de los plazos de pago frente a las persistentes demoras.

Consideramos que la oportunidad para corregir las actuales inequidades del convenio para con las farmacias era el momento en que la industria y PAMI debieran discutir la renovación del convenio durante el mes de julio, y para ello comenzamos a solicitar a la Industria ser parte de esa negociación para hacer conocer directamente al PAMI la situación de la farmacia en el convenio, e incluso se solicitó directamente al Director del Instituto por nota pidiendo que se nos convocara con ese fin.

Cómo respuesta de parte de las cámaras industriales recibimos dilaciones, promesas incumplidas y finalmente el silencio. De parte del PAMI ni siquiera una respuesta.

Mientras la COFA realizaba estas gestiones para ser parte del debate, entre gallos y medianoche uno y otro firmaron la continuidad del convenio hasta diciembre de 2015 en las mismas condiciones, es decir en condiciones insostenibles para las farmacias.

Frente a una renovación inconsulta y una deuda creciente la Confederación resolvió que era tiempo de modificar la estrategia y ante el silencio y la indiferencia de los responsables visibilizar el problema. Esa visibilización pública requería el pasar a la acción ya que los medios de comunicación se encontraban bloqueados para nuestros comunicados de prensa por intereses superiores, tal como se comprobó durante los meses de julio y agosto.

Con ese propósito la COFA convocó el pasado 11 de setiembre a un Plenario nacional de presidentes de Colegios, abriendo el mismo a la participación de los principales dirigentes de las otras tres entidades farmacéuticas: FACAF, AFMYS y FEFARA, en busca de alcanzar un consenso general sobre las decisiones a tomar.

En ese Plenario se hicieron oír las voces de los dirigentes que ya habían resuelto acciones en sus propias jurisdicciones, y otros representantes que volcaron sus posiciones frente al problema en la intención de consensuar una acción en común.

La COFA se expresó en ese Plenario claramente a favor de entrar en un proceso de lucha activa para lograr las reivindicaciones impostergables que se nos niegan, pero lamentablemente el resto de las entidades no mostraron similar compromiso y convicción prefiriendo posiciones contemplativas sin reconocer el problema del conjunto.

Perseguimos el consenso porque sabemos que en la unidad de criterios crece la fortaleza, pero esta conducción no cree en el consenso como idea universal y absoluta, porque el consenso tiene sentido  solo si es posible el no consenso, de otro modo se convierte en una mera coincidencia superficial y liviana vacía de contenido, el consenso por el consenso mismo. Preferimos los acuerdos sólidos sobre posiciones comunes que un consenso vacuo y paralizante funcional a los intereses minoritarios.

Por eso durante una semana la mayor parte de los colegios de la Confederación: Buenos Aires , Cordoba , Capital Federal , Salta , Corrientes , Chaco , San Juan , Rio Negro , Tucuman , Jujuy , Entre Rios , Tierra del Fuego y La Rioja  realizaron cortes de atención durante 24 horas de forma escalonada, llevando el conflicto a todo el país de manera extendida en el tiempo, utilizando una metodología novedosa que privilegió la extensión sobre la intensidad.

Como resultado de este efecto hoy nos encontramos de nuevo en el dialogo, y tan solo con llamar la atención se ha trabajado a favor de todas las oficinas de farmacias del país prestadoras de este convenio, independientemente de la duda y de la indesicion de algunos dirigentes que no acataron la medida o miraron hacia otro lado esperando los resultados.

Este accionar logró el cometido de visibilizar ante la opinión pública el problema, a tal punto que el propio Director del PAMI, Luciano Di Cesare, un hombre poco afecto a la exposición pública, se vio obligado a salir a responder ante los medios por la falta de servicio farmacéutico a sus afiliados. Su respuesta no pudo ser menos afortunada, volviendo a ignorar a las farmacias y mintiendo al negar lo evidente: la existencia de una deuda con las farmacias varias veces centenaria en millones de pesos.

La paradoja fue que al mismo tiempo que el Dr. Di Cesare negaba la existencia de la deuda el PAMI comenzó una sucesión de desembolsos de pagos en la búsqueda de aquietar las aguas del conflicto y limitar sus efectos, mientras el Instituto insistía ante la Industria para lograr normalizar la atención.

El compromiso y la convicción de las farmacias de la red de la Confederación en llevar a cabo la medida de lucha en cada localidad, en muchos casos con la valentía de enfrentar la egoísta decisión de  farmacias de otras entidades que privilegiaron sus intereses cortos de mira en contra del conjunto, como quien serrucha la rama sobre la que se encuentra parado, dejaron en claro que estamos frente a una situación que requiere respuestas y soluciones de manera inmediata.

Cómo consecuencia directa de la acción se ha abierto un canal de diálogo con la Industria para discutir de manera directa, y al mayor nivel de representación, una agenda de reclamos cuya aceptación daría a las farmacias muchas de las soluciones necesarias para superar esta difícil coyuntura.

Este escenario fue motivo de análisis en el Confederal llevado a cabo en la COFA la pasada semana, en el que se escuchó la voz de cada colegio, su parecer sobre lo actuado y su posición sobre los pasos futuros. En ese marco se expresaron todos los representantes provinciales con posturas en algunos casos contrapuestas, pero consientes todos de estar buscando las soluciones que las farmacias exigen.

Nuestra entidad, como rasgo distintivo dentro de las instituciones farmacéuticas, tiene la virtud de disfrutar de una saludable democracia interna que genera espacios de debate y de disenso del cual emergen las decisiones comunes, y en ese marco se resolvió abrir un paréntesis negociador con la Industria Farmacéutica en esta instancia en busca de soluciones concretas, sin por ello resignar ni uno de nuestros reclamos ni la necesidad de mantener visibilizadas nuestras posiciones.

En esta nueva ronda de negociación se analizarán temas como la fijación de un cronograma de pagos de cumplimento real, incorporación de mayor cantidad de farmacias al Acuerdo de Calce Financiero, análisis de un honorario por servicio farmacéutico aplicable a la seguridad social, solicitud de apertura de una cuenta específica PAMI en droguería, reducción de los aportes, disminución de la carga administrativa de las farmacias, entre otros puntos de discusión.

Creemos firmemente en el diálogo como camino para alcanzar acuerdos que respondan a las urgentes necesidades de las farmacias de todo el país, y hemos dado sobradas pruebas de ese compromiso, pero no renegamos de la acción cuando las puertas se cierran y las comunicaciones se interrumpen, porque nuestro único objetivo es lograr mejorar la vida de farmacéuticas y farmacéuticos en todo el país, sin resignar para ello ninguna de las opciones.

 

Share this:

Comments are closed.