SOBRE LA IMPLEMENTACIÓN DE LAS RECETAS ELECTRÓNICAS EN LA ARGENTINA

El Ministerio de Salud de la Nación anunció una estrategia de implementación de la receta electrónica en todo el país.
La comunidad farmacéutica representada por la Confederación Farmacéutica Argentina, no duda de los beneficios de utilización de la receta electrónica. No obstante, es necesario informar públicamente que para que la prescripción electrónica sea posible y operativa se deben tener en cuenta cuestiones importantes que aún no están resueltas; entre ellas, la interoperabilidad del sistema.
Es necesario tener registradas y habilitadas las plataformas digitales en las que se van a emitir, procesar y almacenar las recetas. Hoy no contamos con datos públicos acerca del estado del proceso de registración de las plataformas que posibiliten la operatividad el sistema.
 Además, para que el sistema funcione, las plataformas de prescripción deberían homologarse con los sistemas de gestión de todas las farmacias y las entidades farmacéuticas para que el farmacéutico pueda acceder a esas recetas cuando el paciente lo requiere. Hoy para la mayoría de las farmacias es imposible acceder a esa información. Por otra parte, no se está teniendo en cuenta en la nueva normativa cómo se realizará la prescripción y dispensación de medicamentos psicotrópicos, que hasta ahora requieren validaciones especiales con recetarios específicos.
 Los farmacéuticos somos conscientes de los importantes beneficios de la receta electrónica en el país: Contribuirá a la seguridad del paciente al disminuir errores de medicación; permitirá la realización del seguimiento del cumplimiento de las indicaciones terapéuticas por parte de aquel, mejorará la gestión administrativa en las farmacias, entre otras. Sin embargo, para que el sistema pueda funcionar, es necesario que en su diseño participen quienes van a implementarlo día a día en el mostrador de la farmacia.
No se puede pretender que un sistema con esta complejidad, funcione solamente a partir de la imposición de una resolución o un decreto.
Es necesario un trabajo conjunto, articulado, entre los diversos actores: profesionales, técnicos, reguladores, etc.
Más allá de los cuestionamientos realizados por la COFA en sede judicial a la constitucionalidad de los arts. 313 a 325 del DNU 70/2023, los farmacéuticos habíamos participado de una primera reunión informativa, y habiendo quedando a disposición para generar nuevas, ya no fuimos convocados.
Share this:

Comments are closed.