El Gobierno advierte sanciones a los laboratorios que no retrotraigan los precios y las cámaras de la Industria Farmacéutica recurrirán a la Justicia

 

El Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich advirtió hoy que  “se aplicarán todas las sanciones para garantizar la protección de los precios de los medicamentos para los consumidores”. Hizo esta declaración en su habitual conferencia de prensa en la Casa de Gobierno, al ser consultado sobre la medida dictada por la Secretaría de Comercio.

Por su parte las cámaras farmacéuticas anunciaron a través de un comunicado que recurrirán a la Justicia por la decisión de la Secretaría de Comercio de retrotraer los precios de los medicamentos al 7 de mayo y congelarlos por sesenta días.

“Las actuales circunstancias nos obligan a recurrir ante la Justicia para defender nuestros derechos, las fuentes de trabajo y el sistema de salud”, señalaron en un comunicado la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (CAEME), la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA) y la Cámara Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos (COOPERALA).

Para las entidades, “estas medidas, además de sorpresivas, arbitrarias e ilegales, esconden las verdaderas raíces del problema, que ciertamente no residen en la industria farmacéutica”.

Por su parte, la agencia Telam difundió hoy por la mañana una información que señala que La industria de medicamentos en la Argentina generó ventas por 27.000 millones de pesos en 2013

 

Según la Agencia Telam, “el sector obtuvo récords históricos de ventas en unidades” y que “además, los laboratorios locales se beneficiaron con el apoyo financiero de programas como los Créditos del Bicentenario y los proyectos de innovación productiva del Ministerio de Ciencia y Tecnologí­a.”El cable de la agencia informa que “un análisis del sector al que accedió Télam señala que el mercado de medicamentos exhibe estructuras oligopólicas con características tales como la capacidad de la oferta para crear o inducir su propia demanda.

Desde el punto de vista de la demanda, el análisis destaca que el sector se sostiene bajo a lógica de que “quien consume no elige, quien elige no paga y quien paga suele ser un tercero ajeno a la elección y consumición de los bienes”.

El resultado es “un conjunto de fallas que los laboratorios farmacéuticos conocen y explotan a fin de obtener ganancias extraordinarias en deterioro de la salud y el bolsillo de la población”.

Entre las principales maniobras que ha realizado la industria farmacéutica se destacan las fuertes inversiones en gastos de marketing y los aumentos de precios encubierto mediante modificación de presentaciones.

A su vez, la industria de laboratorios es propietaria de las dos principales empresas responsables de la liquidación de los descuentos en medicamentos, Farmalink y Preserfar, lo que les permitirí­a controlar casi la totalidad de los recursos financieros de toda la cadena comercial.

Ello les da a los laboratorios un fuerte poder de negociación frente a las farmacias y manejar los plazos de pagos según su conveniencia, señala el informe.

La situación se repite con las principales droguerí­as del paí­s, que también son propiedad de los laboratorios.

La Droguerí­a del Sud, Monroe Americana, junto con Suizo Barracas, Droguerí­a Sur y Kellerhoff concentran alrededor del 80% de las compras del mercado ambulatorio y no compran medicamentos genéricos debido a la mejor relación costo-beneficio que le dan los medicamentos de marca.

Así­, logran tener un mejor precio por volumen y se benefician con las condiciones crediticias que los principales laboratorios les ofrecen.

Con esta maniobra, el farmacéutico no recibe ninguna motivación de aplicar el descuento de obra social/prepaga a un medicamento genérico ya que en tal caso no podrá usar la nota de crédito para cancelar deuda”.

Share this:

Comments are closed.